lunes, junio 22, 2015

Llegué

Ya han pasado casi cuatro años desde el día que decidimos empezar este viaje juntos.

Hoy desde el lugar que era cómplice de esas charlas cortas pero que llevaban mucho, me siento a escribir como hace mucho no lo hacía, aunque ya muchas veces haya dicho lo mismo.

Esta vez, con unos años que se fueron sumando entre canciones, idas y venidas, llamadas, palabras dichas a veces sin sentirlas y otras que salieron del corazón, estoy aquí, sentada en al filo de tu cama, como dice una canción, tratando de hilvanar un poco todas las ideas y recuerdos que vinieron a mi mente después de leer un poquito de lo que tú solías escribirme. Son tantos los momentos que recuerdo, tantas las veces que apoyada en mi almohada o caminando por la calle o simplemente cerrando los ojos, lo único que quería era estar contigo. Ahora se que es cierto que si lo pides de corazón se te concederá, ahora es cuando entiendo que este es mi lugar, todo lo que pasé ahora tiene sentido, es como siempre dicen no?... esto también pasará, vendrán cosas mejores. Es verdad, hoy después de saber lo que se siente estar a tu lado, es cuando estoy segura de que todo valió la pena. Verte sonreír, ver tus ojos mirándome con tanta dulzura, ya no es solamente el escucharte que me alegra tanto el corazón, son tantos detalles que tenemos entre los dos, esas miradas que aunque llevan poco de conocerse, ya saben lo dicen en silencio.

Después de años de espera, aeropuertos, metros, terminales y horas de viaje, llegué.

Entre planes que yo no hice, palabras, deseos, abrazos y despedidas, dejé esa ciudad que al contrario del nombre que tiene, lo último que tenía era paz. Tenemos que ir. Vamos a ir, así como ahora pude caminar por las calle que tu conoces, que ahora son mis caminos, te voy a llevar a conocer los lugares donde antes iba a sentarme a pensar en ti, donde escuchaba las canciones que mandabas. Vaya forma de meterte en mi cabeza encontraste, desde ese entonces vaya donde vaya, son esas canciones las que me acompañan, así como ahora es tu mano la que sostiene la mía mientras vamos por la calle.

Enamorada?. Pues si. Y mucho. Aunque para hoy creo que eso es poco a comparación de lo que siento.

Hace mucho contaba las horas para verte "en línea" y poder pasar tiempo juntos, ahora espero que llegue la hora de salida para que llegues a casa, poder darte un beso, sentarnos a comer y ver la novela, ya no recuerdo la última vez que sonreí así.

Una vez me dijiste que en una relación siempre hay uno que ama más, de alguna manera en distintos tiempos, la balanza se fue para uno de los dos lados, creo que ahora vamos a encontrar la forma de que se quede a la mitad, podemos hacerlo no? ahora podemos hacer tantas cosas, la vida nos dio chance de jugar en la misma chancha, visitante y local, vamos a llegar más lejos de lo que alguna vez imaginamos.

No hay comentarios: