miércoles, octubre 09, 2013

Tonterias

Y estoy aquí otra vez... días después de que pensar que había recuperado eso que le daba razón a mi vida.

Ya me cansé, ya no puedo seguir esperando que algo cambie, somos tan diferentes, eso me gustaba tanto pero ahora es solo un motivo para separarnos.

Nunca me gustó lo mal que un hombre trata a una mujer solo porque piensa que puede empezar a gritar y esperar que ella haga lo que el quiere solo porque levanta la voz delante de la gente. Estos días me tocó ver tantos tipos de maltrato, no solo a mujeres, también a niños y ancianos. No significa que piense que los hombres son los únicos que maltratan, sino que es cierto que de alguna u otra forma hay ese "abuso" de poder que realmente me molesta mucho.

De alguna manera esto me hizo pensar en lo que quiero para mi y para mi vida. Creo que muchas veces en este blog lo escribí, me la pasaba y aún me la paso pensando que es lo que quiero de la vida, de ese compañero que Dios me esta guardando todavía, de mi familia, de mis amigos y de todo lo que me rodea.

No quiero vivir aquí para siempre, pero tampoco significa que tenga planeado ir a vivir contigo y mucho menos que tú "tengas que" hacer una casa para mi.

Mil  veces lo dije. Yo no soy la obligación de nadie, mucho menos de ti.

Que complicado es todo esto, la verdad estoy muy cansada, tuve un día muy largo.

Yo escucho tantas preguntas tontas todo el día, desde que salgo de la casa y me paro en la esquina de la avenida a esperar el minibus, cuando llego a la oficina, se abre la puerta y comienzan a entrar para "hacer" o "pedir" lo que necesitan, pero de eso se trata mi trabajo no?? para eso firmé ese bendito papel que es el que los compromete a pagarme cada mes y que me compromete a mi a tragarme el mal humor y seguir trabajando cada día.

Hace mucho escribí que era lo que me hacías sentir, eras lo mejor de mis días y mis noches, llegaba a la casa después de esos días que se me hacían tan largos, con todas las ganas de escucharte, de saber como estabas, de que me cuentes como estuvo tu día, muy a pesar de que todos los días a ti también se te hacían tan pesados, siempre había algo de lo que podíamos hablar.

Y ahora?

Ahora resulta que hasta los temas de conversación se terminaron entre nosotros.

Estás tan cansado.

Recuerdas que cuando yo empecé a trabajar tenía la misma sensación, porque no había tenido tanto trabajo en mucho tiempo, que regresar a corretear de nuevo me cansaba mucho.

Creeme que trato de entenderte. Por eso muchas veces decidí quedarme callada y dejarte tranquilo. 

Pero duele mucho, duelen las respuestas, duele la actitud y sobre todo duele tu silencio ahora.

Me vas a echar la culpa a mi?
Que porque yo no te digo nada... tú tampoco lo haces??

Creí que era un poquito más importante para ti. 

No espero que ruegues ni nada por el estilo porque para empezar esas cosas, lo se muy bien, no son para ti.

La verdad es que esperaba que tú también pongas de tu parte para que esto sea mejor, pero así me voy a quedar esperando no??  Ya me lo dijiste. 

Tenía más fe en ti.

Tuve un sueño, estábamos los dos en la misma casa, pero cada uno en sus cosas, tal y como tú quieres.

Te imaginas?? 

Que chiste tiene estar juntos si cada uno está por su lado.

Tal vez solamente cuando los dos estemos bien podríamos estar juntos de nuevo. Pero, por ahora no. Tú no quieres a nadie en tu vida ahora. O al menos, no es a mi a quien quieres en tu vida ahora.

Aunque me cueste aceptarlo, aunque me duela tanto, aunque trate y trate de arreglar las cosas de mil formas para que estés mejor a mi lado, eso ya no lo puedo cambiar.

Si tan solo supiera lo que piensas.

Pero ya voy a dejarte tranquilo, quiero que hagas tus cosas y sigas tu vida, tal y como tú quieres. 

Solo que ahora yo ya no voy a estar ahí esperándote.

No hay comentarios: